Lifestyle

No vivas AUSENTE de tu propia vida, vívela.

Vivir ausente de tu propia vida, no es bueno, es como si estuviera en modo automático que no puedes apagar, pero tampoco puedes avanzar, estás estancada en la rutina diaria de tu vida. A veces no es solo es eso, es que no puedes probar cosas cosas nuevas, necesarias para crecer personalmente.

No vivas ausente de tu propia vida, vívela.

Estar ausente no siempre es algo malo, si lo vemos de otro punto de vista a veces es cuando lo malo ya paso o terminó una gran etapa que ahora tienes que disfrutar.

Estuve ausente de mi propia vida pero decidí avanzar, un largo proceso personal, difícil pero si lo puedes lograr. Enfócate en tus metas. Ese es el punto principal. Así fue como llegue a mi cima, después de tanto tiempo y esfuerzo necesito estar ausente pero esta vez no de mi vida sino que del blog.

No vivas AUSENTE de tu propia vida, vívela.

Viví ausente de mi vida pero no sabía, era rutina diaria la que ocultaba bajos sus brazos mi vida. No tenía idea que esto podía pasar pero cuando lo descubrí, lo hice como tú, leyendo. En ese momento decidí tomar un largo camino hacia la cima que a muchos nos atormenta, “cumplir nuestros sueños”


Sueños

Los días grises, el invierno y el frío no me dejaban ver los grandes sueños que tenía por cumplir. Sentía que vivía en “depresión”, no podía ver más allá de las nubes, así que primero trabaje en mi. En mi amor propio. Quererme, amarme y respetarme era mi primera meta y para esto debía ver el sol detrás de las nubes y la tormenta. El mirarme al espejo todos los días y dedicarme bellas palabras fue la clave para cumplir mi primera meta para no vivir ausente de mi propia vida.


Escalera a la cima

La segunda meta es poder controlar ese “momento depresivo” en los días de invierno. Cuando comencé a trabajar en esto, estuve ausente mi entorno, me sentí sola, y pase a dañar a algunas personas sin querer. Solo por enfocarme en mis metas, mi objetivo. La verdad que la escalera a la cima no fue fácil pero nadie dijo que lo sería, aún así seguí caminado y trabajando en ello aunque a veces la escalera se interminable. Si tienes ganas de bajar los brazos, ¡No lo hagas! Sigue tu camino y te aseguro que te arrepentirás.

Trabaje en ello como si fuera mi último examen de universidad para poder egresar. Sentía que en todo el año no había estudiado nada así que estaba nerviosa, estaba dando todo de mi para llegar a la cima y sentirme libre y feliz.

Muchas veces me pregunté, si sigo por aquí ¿que encontraré? Mi cima puede ser diferente a la tuya pero no por eso es menos importante. A veces tenemos “cimas” no tan imposibles pero con lo negativa que aveces logramos ser, se alejan. Esta vez mi cima es ser feliz conmigo misma, con lo tengo y lo que he logrado sin olvidar lo de “ser blogger”.

Controlar mis emociones era difícil pero dediqué tiempo, aprendí quién soy, qué es lo que quiero pero sobre todo aprendí amarme, quererme, respetarme y solo con el simple hecho de hablarme al espejo todos los días y dedicarme bellas palabras.

El principio era extraño pero a los días te acostumbras. Hazlo

Cuando al fin controlé mis emociones supe que están lista para última parte de la gran escalera, y esta vez no estaba dispuesta a volver a mi punto de inicio. Sin esforzar las cosas, fui avanzando lentamente, sin olvidar mis principios, mi meta y todo lo que he aprendido en este largo camino. Ya mis hombros sentía un peso, de todo el cansancio que acumulé para llegar ahí, sentía que ya no podía pero un abrir y cerrar de ojos ya me encontraba en la cima.

La cima

El cansancio se me vino encima, por eso no vivas ausente de tu propia vida, sal de ahí y busca esa escalera que te llevará a tu cima. Tus sueños, tus metas. Estando ahí, con el viento en tu cara sabrás que es momento de respirar, mirar abajo y analizar lo que lograste. Desde ahí puedes ver todo los obstáculos que tuviste que pasar y se siente genial ver todo eso desde la cima.

Ya estando ahí me di cuenta que necesitaba tiempo para disfrutar de mi éxito

Ahora en la cima, quiero mi tiempo, ausente de las letras para sentir todo con más claridad, explorar el nuevo nivel al que llegue, ver en lo que me quiero enfocar y eso también implica cambios en el blog.

No vivas ausente de tu propia vida, toma las riendas y cambia eso.

El cambio personal se debe ver reflejado en mis redes sociales, mi actitud y sobre todo aquí, en el blog. Que tengan hermoso inicio de Marzo.

No te olvides de: 

Visitar mis redes sociales como InstagramFacebook y Pinterest.

Leer mi último post:  Ciudad de noche

No vivas ausente de tu propia vida

Facebook Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: