Travel

Celebrando mi cumpleaños (Parte 2)

¡Al fin la segunda parte del viaje de mi vida! Celebrando mis 30 años en grande. Si es que lo recuerdas, en mi antiguo post “Celebrando mi cumpleaños” quedo completamente inconcluso, así que esta vez te seguiré contando más detalles de mis vacaciones, así que sigue leyendo.

Antes de seguirte contando de cómo anduve celebrando mi cumpleaños en Chicago, debo decirte que esta vez no nos fuimos a un hotel. Decidimos cambiar un poco para conocer gente en nuestro viaje, así que nos fuimos a un Airbnb en donde arrendaban por habitación. ¿Haz viajado usando Airbnb? Siento que es una buena opción en todo sentido, aveces hasta más económica, puedes conocer gente y puedes cocinar, excelente idea si buscas ahorrar. Todo depende del destino y las fechas que sea tu viaje pero no esta de mas cotizar antes de decidirse por un hotel. Piénsalo.

Salimos de nuestro Airbnb con destino a downtown Chicago, pero obviamente que primero nos fuimos a la estación, (dejamos el auto estacionado ahí por menos de $6.00 dólares, todo el día). Ahí mismo compramos los tickets para el metro que fueron más o menos $3.00 dólares cada uno, de hecho pensé que sería más.


En el metro

Todo me recordaba a mi hermoso Chile. Andar en un metro es igual en todas partes, según yo (si tú tienes una opinión diferente por favor la espero). Así que todo (el sonido del vagón, la mayor parte de gente estaba seria, algunas pocas sonreían, la mayoría con audífonos, muchos corriendo y otros con calma) TODO, me recordó cuando viajaba a ver a mis personas favoritas en La Florida. De hecho hasta lo sentí.

Estaba por llegar a Bellavista La Florida, mi corazón se sentía lleno de alegría y emoción de llegar pronto a la estación, tomar la micro E06 o la 108 (ambas me dejan cerca). Tan así que ya iba pensando en correr en los brazos de mi hermana y no soltarme de ella por varios minutos para luego terminar llorando y gritando junto a mi sobrina. ¡Qué emoción! , de sólo recordarlo se me llenan los ojos de lágrimas. Cuando estaba con toda esa emoción, yo creo que ya sentía que me debí parar pero justo Josh movió su mano que sostenía la mía para verificar si íbamos en la dirección correcta.


¡Tierra llamando a Tefi!


Así lo sentí, tenía miedo de abrir mis ojos y ponerme a llorar en ese mismo instante, cuando el metro estaba llenísimo y que Josh entendiera nada. Tuve el valor el de abrirlos, no tenía otra opción ya que la vocecita del metro decía que estábamos deteniéndonos en la estación que nos debíamos bajar, que ya ni recuerdo. 

Cuando llegamos a destino mi corazón latía a mil por hora, quisiera de decir que nos tomamos de malo y salimos a disfrutar, como se muestra en las películas de amor pero la verdad es que no me recuerdo si así fue exactamente. Lo que sí puedo decir con exactitud que nos sentíamos invencibles, era nosotros contra el mundo. 

Dí mi primer paso llena de emoción y miedo de lo que sería esta aventura, tantas cosas por visitar pero no teníamos mucho tiempo. Obviamente, siento amante de las planner, agendas, notas (sea en papel o digitales) iba preparada con algunos lugares, de los que si o si queríamos visitar, excepto por uno.

En sí, no sabíamos donde estábamos parados pero teníamos claro que el tiempo corre muy rápido cuando uno no quiere. Nos dedicamos a recorrer lo que más podíamos, aunque debo reconocer que las primeras horas sentí que corría detrás de Josh, ya que quería ver todos los “building” Que estaba a su alcance.


¡Te juro que esto fue sin querer!

Íbamos con tantos destinos en nuestras mentes que al llegar ahí no sabíamos a donde ir ¿les a pasado? La verdad es que somos nuevos viajando (más Josh que yo) pero se me dificulta seguir su ritmo y debe ser igual para él. Yo me emociono con más facilidad, y si necesito me pongo a bailar o gritar en la calle, claro que lo evito porque se que aveces Josh es un poco más reservado. Por eso que cuando vi donde estábamos. Lo tomé fuerte de la mano y lo comencé a tirar hasta que llegamos a unos de los lugares que vi en Instagram. 

Dato

Así fue como sin querer llegamos a River Walk, cosa que ame antes de conocerlo. Caminamos muchas veces en el día pro ah8 porque me enamoré de ese sector. Vimos tantas cosas, tantos edificios, que en un momento nos sentamos a simplemente mirar hacia arriba y disfrutar … ves que no todo fue correr detrás de Josh. 

Ya no nos estresamos buscando más lugares por visitar, sabíamos que teníamos poco tiempo y muuuchas cosas. Yo ni siquiera recordaré recordaba mi lista hasta ahora. 


The bean

A las pocas personas que les conté que pasaría por estos lados antes de mi destino final, todos me dijeron que debía visitar el Bean metálico. Y pues, obvio que lo visite. Estaba llenísimo, habían muchos adolescentes, supongo que paseos o cosas así.


¿Santiago en Chicago?

Según yo encontré Santiago de Chile en Chicago, quizás ni se parezca pero a mi se me como que andaba en los sectores más cuicos de Santiago. ¿Opinas lo mismo?


Otra de las cosas que quería visitar

¡La Navy Pier! El primer día pasamos por ahí y se veía tan grande todo, con tanta diversión hasta según yo vi lleno. Nos llevamos la gran sorpresa que no fue así, ósea si andaba gente pero no como se suponía que había visto, Claro que esa historia queda para el próximo post. Y me despediré con una de mis fotos favoritas, Josh analizando y contemplando los edificios. ¡Le encanta!

No te olvides de leer mi último post

La parte uno la encuentras aquí

Facebook Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: